15 de diciembre de 2012


La Junta General del Principado de Asturias aumenta el dinero para los políticos

Lo previsto en los Presupuestos regionales para 2013, es que los recursos para los grupos parlamentarios y los diputados crezcan casi 650.000 euros.

Las cuentas del próximo año prevén incrementos de 298.100 euros en las asignaciones a los diputados,de 281.600 a los grupos políticos y de 70.000 euros en las retribuciones del personal eventual de gabinete.

Eso si el Ejecutivo detallaba la supresión de 100 puestos de la plantilla, la mayoría de limpiadoras de colegios y de efectivos de la brigada de carreteras.

Los enfermos crónicos van a tener que pagar 5 euros ida y 5 euros vuelta por usar las ambulancias para recibir tratamiento. En la zona rural y envejecida, con las suculentas pensiones que deja la agraria, alguno habrá que se quede todo el mes comiendo patatas, tras pagar los 60 euros que como máximo les costará el transporte sanitario. Es una medida dura, dicen los que la tienen que adoptar, pero la adoptan. Es fácil cortarle el pelo al vecino, pero las tijeras tiemblan más si es nuestra propia melena la que está en entredicho.

 Es lamentable que recorten puestos básicos y que metan "tijera" en los sueldos de los empleados públicos con la excusa de la austeridad y luego los partidos se aumenten sus partidas.

Cómo es posible que quien suprime las ayudas al personal con hijos discapacitados al mismo tiempo se suben el sueldo o su presupuesto.

 Son inmorales, indecentes y vergonzosas esas previsiones presupuestarias.

Somos un pueblo hecho polvo, cuyos representantes sólo se unen cuando se habla de sus sueldos, para eso si llegan a un acuerdo, esos enemigos irreconciliables que hasta ahora han sido Foro, PSOE, IU y UPyD, nada menos que en la Mesa de la Junta.

Los políticos nos ven así, un poco tontos y en venta, tan acostumbrados ellos a oficiar un discurso hacia fuera y otro, más real, hacia dentro, y a quedarse tan frescos.

La lógica política se mueve en unas coordenadas muy diferentes a las del resto de mortales. Para un político en el Gobierno todo marcha siempre a las mil maravillas, hasta que la realidad le obliga a reconocer que el barco está a punto de naufragar. En la vida real, la mayoría de la gente ve el mundo con más variedad de colores y procura analizar los problemas con una amplia gama de grises y no limitarse al blanco o al negro.

Zapatero situaba a España por encima de Francia y nos colocaba en la Liga de Campeones de la economía, hasta que las sucesivas llamadas de Washington, Bruselas y Berlín le bajaron del burro y le obligaron a inaugurar la era de los grandes recortes.

A Rajoy le pasó tres cuartos de lo mismo. Su sola presencia iba a calmar los mercados. Y ya sabemos lo que está pasando.

Salvando todas las distancias, Hitler estaba convencido y tenía convencida a la mitad de Alemania de que iban a ganar la Guerra Mundial cuando los rusos ya estaban bombardeando su búnker en Berlín.
Cuando nos daremos cuenta de lo inmorales e indecentes que son nuestros políticos, cuando nos caeremos del burro y mandamos a toda esta casta a trabajar,  y de autónomos para que sepan que eso DEL TRABAJO EL SACRIFICIO Y LA RESPONSAVILIDAD, LO QUE CONLLEVA QUE SI NO LO HACES BIEN TE MUERES DE HAMBRE.