5 de noviembre de 2016

Es más fácil hablar de principios que después vivir de acuerdo con ellos


Espinar descarta dimitir porque ese era
“el objetivo de los poderosos”





En este video se le escucha perfectamente:




 

Es más fácil hablar de principios que después
 vivir de acuerdo con ellos
 
No dimite por todo esto que relato a continuación, no señores no, a él todo esto le resbala, no tiene ninguna importancia, todo es porque es el objetivo de los poderosos.

Y estos señores son los que venían a hacer nuevas políticas, yo este cuento ya lo sé desde hace muchos años.

El mismo han revelado que gano 20.000 euros con la venta de una vivienda protegida.
El mismo han reconocido que vendió el piso protegido que le adjudicó la cooperativa Vitra en Alcobendas (Madrid), un 25% más caro de lo que había comunicado a la Comunidad de Madrid.

 

El que es el portavoz de podemos y miembro de la comisión anticorrupción de lComunidad de Madrid ha dicho y criticado en distintas ocasiones sobre la "especulación inmobiliaria".
El mismo hizo todas estas  declaraciones públicas: En abril de 2014, Ramón Espinar decía también en Twitter que había que dejar de concebir la vivienda como "una inversión-pelotazo" y pensarla "como derecho".
Cuando el pasado mes de diciembre el Pleno de la Asamblea de Madrid derogaba el apartado de la Ley del Suelo en el que se prohibían las construcciones de más de tres alturas con el voto del PP y Ciudadanos y el voto en contra de Podemos y el PSOE, Espinar cargaba contra la ley que entendía el suelo, decía Espinar, "como un recurso que era usado para la rapiña".
En 2012 volvía a usar Twitter para dar nuevas lecciones de ética, escribía en Twitter: "Porque estoy hasta las pelotas de que mi precariedad sea la abundancia de los ricos"
El pasado mes de febrero, Espinar fue protagonista del debate: "El saqueo de la vivienda pública en la Comunidad de Madrid", donde Espinar defendió que "Estamos en un brete entre el derecho a especular de quien se compró la vivienda como si la vivienda fuera un bien cualquiera, o el derecho a la vivienda de la ciudadanía como si la vivienda fuera un derecho universal".
La moral es una convención privada; la decencia, una cuestión pública, palabras de Adriano