15 de octubre de 2013

La fe nacional y otros
escritos sobre España
 
 
 
En una antología de fragmentos de Galdós de la editorial Rey Lear, titulada: “La fe nacional y otros escritos sobre España”, en la página 69, aparece el siguiente texto, fechado en 1912…
 
 
“Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el Poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve; no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza, paupérrima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte. No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolitos… Si nada se puede esperar de las turbas monárquicas, tampoco debemos tener fe en la grey revolucionaria (…) No creo ni en los revolucionarios de nuevo cuño ni en los antediluvianos (…) La España que aspira a un cambio radical y violento de la política se está quedando, a mi entender, tan anémica como la otra. Han de pasar años, tal vez lustros, antes de que este Régimen, atacado de tuberculosis étnica, sea sustituido por otro que traiga nueva sangre y nuevos focos de lumbre mental”.
 
Ha pasado un siglo. Sobra cualquier otro comentario.
 
 
Es estupendo este artículo que nos invita a hacer una gran reflexión, pero había que leérselo en voz alta a los políticos en congreso, para ver si de esa forma se enteran y dejan de repetir todos los errores del pasado, porque son los únicos que se creen seres importantes dentro de su mediocridad y no se ven como verdaderos ineptos, además de importarles sólo su política de partido, desestabilizar a la sociedad con su mala gestión, y barrer para sus bolsillos. Eso es lo que consigue el poder cuando olvida los principios de la democracia.
 
 
 
JClemente