4 de enero de 2013


Disfrutemos de los buenos o malos recuerdos, mejor de los buenos:

El poder disfrutar de los recuerdos de nuestra vida,  es vivir,  una, dos, tres o infinidad de veces esos momentos, momentos que pueden haber sido buenos regulares o malos, pero es una de las facultades que tenemos los seres humanos y que aveces no sabemos apreciar, y si no la sabemos apreciar nunca podremos disfrutar de ella.

Que agradable es el poder recordar el nacimiento de un hijo, esos momentos que todos tenemos de una inmensa felicidad, esa comida en familia o con los amigos, tengo un amigo Sabino que cuando nos reunimos en una comida o en algún acontecimiento de esos en los que estas a gusto y disfrutando del momento, siempre dice “estos son los momentos que debemos recordar, los buenos “.

Los que ya tenemos una edad tenemos muchos más recuerdos al contrario de aquellos que por su juventud no los tienen, los más jóvenes nos suelen decir eso de “no nos cuentes batallitas”, si, esas batallitas para nosotros son las raíces en la que hemos construido nuestro árbol, en mi caso un árbol grande recto y con unas ramas a su vez fuertes y robustas y de las que me siento muy orgulloso, mis hijos Iván y Nacho.

Que no nos quiten nuestros recuerdos, que nos dejen disfrutar de ellos, una, dos, tres, infinidad de veces, a mí me mantienen vivo y despierto, no se a dónde llegare, pero si se lo que hasta ahora he vivido, entre mis recuerdos estáis muchos y apreciados amigos, a los que hoy dedico mis recuerdos, todos sabéis quienes sois, y sois por mi apreciados y fabulosos.

Un feliz año para todos. Clemente