14 de noviembre de 2012




¿Para qué sirven las Diputaciones Provinciales?


No todos los ciudadanos de este santo país saben que existen las Diputaciones
Provinciales. Incluso me atrevería a decir que muy pocos sabemos para qué sirven las Diputaciones Provinciales, de quien dependen, cómo se controlan, en donde están, quien se esconde dentro de ellas. Suelen ser grandes cementerios de políticos venidos a menos por enfermedades de familias políticas, escondites de lujo para medianías o lugares para medrar y apañarse con las comarcas o zonas rurales. Es decir, mal sobre mal. Como en todo hay excelentes ejemplos que funcionan bien, aunque creo que no son la mayoría.

Las diputacines provincales son órganos de elección indirecta, ya que su composición se establece a partir de los resultados de las elecciones locales, en las que se eligen los representantes politicos de los ayuntamientos.


Estarían bien si no fuera que las Diputaciones Provinciales nos cuestan un riñón a todos. El presupuesto del 2010 para las diputaciones fue de 6.500 millones de euros, de los que unos 2.000 millones (algo más de un 30%) son gastos de personal, y solo llega ala ciudadanía el 20% de ellos.
Y mas cifras. Segun los datos del Banco de España correspondientes al trimestre del actual ejercicio, las diputaciones, cabildos y consell acomulan una deuda de 7.194 millones de €uros, de los que 4.168 millones corresponden a las de regimen común, 2.040 millones a las forales y 986 a las entidades insulares.
Me pregunto,¿Tienen sentido las Diputaciones Provinciales en la estructura territorial del Estado?¿Es necesaria una cuarta administración?¿Son sostenibles en una situación de crisis como la actual?¿Y para mas regodeo para que sirven las Mancimunidades?
Son 41 las diputaciones que existen en España, aunque tres de ellas - las Forales Vascas - se quedan fuera de este debate dado su particular régimen.
Ya en que las uniprovinciales - Asturias, Cantabria, Madrid, Murcia, Navarra y La Rioja - esa administración fue absorbidas por la autonómica.
¿Por qué no hacer lo mismo con las 41 diputaciones restantes? Para colmo la transparencia es una asignatura pendiente en las diputaciones, cabildos y consells. En una escala de cero a cien puntos elaborada por Transparencia Internacional España sobre la base de 80 parámetros, estas instituciones obtienen "una muy discreta puntuación media" de 48,6, lo que les sitúa por debajo del aprobado.

No sé si será mucho, pero creo que todos los españoles podríamos ahorrarnos un buen dinero si elimináramos las diputaciones provinciales. Los funcionarios habría que reubicarlos, pero amortizaríamos miles de altos cargos e inversiones costosas si se comparan con sus resultados. De paso, se podrían

vender o transferir extensas propiedades de estas corporaciones para que las administraciones que se dedican a cosas importantes, como la sanidad o la educación, puedan "hacer caja" o patrimonializar, que nunca está de más.

El debate seguirá abierto sin duda hasta las próximas elecciones, pero en 2012 las diputaciones podrán celebrar su bicentenario. ¿Cuántos cumpleaños festejarán más?