14 de noviembre de 2012


Quiero expresar mi agradecimiento a los voluntarios de los comedores sociales.

Quiero homenajear a toda esa gente que desinteresadamente ayudan a los demás, no importa de que región sean ni de que ideología o religión, lo importante es lo que hacen.

Los voluntarios hacen posible que mucha gente necesitada pueda cubrir algunas de sus necesidades básicas.

Los recortes, los ajustes, el desempleo, la recesión, son todos términos de la economía española que cada vez se oyen con más frecuencia. ¿La consecuencia? La demanda de ayuda social se multiplica, a punto tal que en los comedores sociales mucha gente se queda sin comer. En nuestro país hay entre 20.000 y 24.000 plazas de comedor, pero la crisis las está desbordando.
Unas cifras que abruman y hasta avergüenzan en un país en el que 1,3 millones de personas acuden a los bancos de alimentos para poder alimentarse y los comedores sociales ven cómo se duplica el número de personas que tiene que recurrir a ellos a diario.
Hay cifras alarmantes de la situación en que se encuentra mucha gente, lean los titulares de algunos medios de comunicación: La demanda en comedores sociales crece un 225% y ya hay lista de espera, en Barcelona dan turnos para 23 días después, en Sevilla cuando se acaba la comida mucha gente queda sin atender y en Madrid intentan derivarlos a otros lugares. El de Barcelona es un caso extremo, pero no aislado. La situación de los comedores sociales en España está al borde del colapso.
En total, más de 600 personas acuden a diario a los comedores sociales abiertos en Asturias, un volumen «excesivo», que hace que las entidades sociales den la voz de alarma. «Nuestros dispositivos están desbordados, una saturación que no sólo es mala porque no podemos atender a todo el mundo como querríamos, sino porque la red contra la pobreza es una cadena: si atascamos la acogida también lo hacemos en el resto de servicios», advierten.
Hay datos de que hay 13.000 asturianos que, ahora, buscan ayuda en las organizaciones sociales.
Sin embargo, lo que más preocupa a Cruz Roja es una nueva tendencia que lucha por atajar, la llamada «pobreza invisible». «Aún existe mucha gente que por vergüenza no acude a nosotros y malvive y lo pasa muy mal en sus hogares, ya que en muchos casos acaban agotándose los apoyos de los familiares. Hay hogares que están en situaciones muy comprometidas y que no se dejan ver. Lo más importante es saber que existen para acudir a ellos y ofrecerles un apoyo», comenta Juan Carlos Cuesta, presidente de la asamblea local de Cruz Roja en Langreo.

Por lo que quiero dar las gracias a asociaciones como estas

Asociación Mierense de la Cocina Solidaria - AMICOS es una asociación sin ánimo de lucro constituida en Mieres; según figura en sus estatutos, su fin prioritario es el de servir comidas, a un precio simbólico o gratuito a personas sin recursos; si la Junta Directiva lo considera oportuno, también podrá prestar otros servicios humanitarios a estos colectivos necesitados.

Asociación Gijonesa de Caridad - Cocina Económica - Se trata de una Asociación sin ánimo de lucro creada en 1905 para atender las necesidades básicas (comida, alojamiento y vestido) y asistencia social de la población más necesitada, promocionando a las personas. La Cocina Económica de Gijón está atendida por una Comunidad de Hijas de la Caridad, además de personal contratado y voluntariado.

Banco de Alimentos de Asturias - La Fundación Banco de Alimentos de Asturias es una organización sin ánimo de lucro gestionada por personas voluntarias, que tiene como objetivo primordial la lucha contra el despilfarro de alimentos y, en general, la falta de recursos mínimos necesarios para tener una vida conforme con la dignidad humana, mediante la constitución y gestión de un Banco de Alimentos, consiguiendo y aprovechando los alimentos en excedente con intención de hacerlos llegar a entidades sin ánimo de lucro para que lo repartan entre las personas que lo necesitan. En la actualidad trabajamos con 120 entidades sociales ubicadas en Asturias, que cubren las necesidades de aproximadamente 14.800 usuarios. El Banco de Alimentos de Asturias, es miembro de la Federación Española de Bancos de Alimentos, que agrupa en la actualidad a más de 50 Bancos de Alimentos, de toda España y, a través de ella, de la Federación Europea de Bancos de Alimentos.

La Cocina Económica de Oviedo - La Cocina Económica fue fundada en el año 1888 por representantes de distintos sectores de la ciudad. La Cocina Económica se financia con las aportaciones de los socios y benefactores. El Ayuntamiento de Oviedo, el Principado de Asturias y la Obra Social de Caja de Ahorros de Asturias contribuyen decisivamente al mantenimiento de la Institución, y otras entidades privadas generosamente suministran alimentos y servicios que permiten llevar a cabo la actividad que esta Institución desarrolla. Además es digna de mención la aportación personal del voluntariado. Por su parte, los usuarios satisfacen una contribución simbólica de 50 céntimos por comida, sustancialmente inferior al coste del cubierto, haciéndose partícipes y protagonistas, además de beneficiarios, de la obra de la Institución. Sin embargo, nadie se queda sin comer si es que no dispone de esa cantidad, pues la atención al necesitado es absolutamente prioritaria.

Y a todas las demás asociaciones que sin ánimo de lucro ayudan a los necesitados.
Como por ejemplo:
Otros dedican su esfuerzo a denunciar el volumen de comida que se tira, como la plataforma del Invernadero de Lavapiés "Comida basura" que con el lema "tu basura es mi tesoro" busca escenificar "los grandes excedentes que se tiran por parte de las grandes superficies", señala uno de los responsables, Luis Tamayo. El grupo, de unas 30 personas, ha realizado cenas hasta para 80 comensales con lo recogido en los contenedores de la distribución.

Y otras muchas mas que hay en el territorio Español.

Y a los políticos les digo, no se les cae la cara de vergüenza por habernos llevado a esta situación.